Rate this poem:(0.00 / 0 votes)

Pliegues y buenos deseos

Victor Rafael 1966 (Concordia)



No mires hacia atrás
los pasos se pierden en el olvido,
las miradas han dejado de existir,
no hay consejos sobre esto,
nadie puede consentir,
ni oponerse a esos momentos,
nunca hubo nada más, que presentes,
y hoy, tales presentes han desaparecido,
¿Por qué explorar los viejos axiomas,
de un mundo, cuya línea de tiempo,
ha cesado y solo ha dejado,
imágenes, sonidos, ecos sin vida,
estertores de voces y acciones,
que han perdido su consistencia?

No mires hacia atrás,
esfuérzate por avanzar, por repeler el dolor,
hurgar en tu voluntad, matar la indiferencia,
herir el orgullo falso, y desestimar la mentira,
porque no hay razón, estima ni poder,
que se alcen sobre las verdades de tu vida,

No camines hacia las piedras que lastiman,
quédate en el sendero, recórrelo,
mira al frente,
mira hacia donde guía tu corazón,
¿ves que allí no hay encierros
que empujen al sufrimiento,
para que crezca y amedrente tus sueños,
hundiéndote en la soledad ambigua
de un inerte páramo decaído?
No; no los hay,

Es tu espíritu, es tu valor,
y no puedes negarlo,
nadie puede hacerlo,
aun así,
el muro lo levantas tú,
¿Por qué? ¿Por qué lo haces?
No busques zozobras, ni desmayes,
no reniegues de tu sombra,
de la esencia misma de tu persona,
eres todo,
eres más que eso, tú eres vida,
una vida maravillosa y colmada de elogios,
como el disco plateado por las noches,
que brilla por encima de todo y de todos,
y de esa forma tú,
deslumbras, creces y aumentas tu don,
y el momento se vuelve hermoso,
porque irradias el triunfo de tu crecimiento,
el convenio de una existencia que no es efímera,
plena de rimas y observaciones,
¿Y todo lo demás?
Lo encuentro en tu interior,
una valiosa lección,
valiosa e intencionalmente única,
que habla en torno a tu diseño,
un diseño que lleva el indiscutible sello de quién eres,

Inenarrable sería el razonamiento,
pues ese es un signo de calidad, de sabiduría,
y las rimas, el pareado, el terceto,
soleá, sextina, lira,
no caben en tus palabras,
porque no es el modo como lo enseñas,
sino la fortaleza y convicción de cómo lo sientes,
¡Esa es tu dádiva, tu belleza interior!
Una réplica absoluta de todo lo bueno,
eres quién eres, por lo que eres,
y no por reglas impuestas por otros,
mucho menos, imposiciones que de nada sirven,
Tu originalidad, se mece en las corrientes,
y el brío de ese afluente emergiendo,
es la fuerza de tu nombre,
La creatividad que posees,
tu único lente de peso,

─Ahora por favor, y en tanto me escuchas,
¿Qué opinas de lo siguiente?
El horizonte, rojizo y extenso,
rebosa de llanto en el atardecer,
y la sonrisa, lozana y disuelta,
se dispersa al amanecer.

─No me parece; sería mejor de esta forma:
El horizonte,
reposa sobre las lágrimas del atardecer,
llora,
y en tanto antes del amanecer,
una sonrisa,
se dispersa en el cobijo del horizonte,

─ ¡Oh, amor de mi alma,
es por esto que tanto te amo!
Solo tú puedes ver,
lo que se esconde en el mundo de las palabras,
¿Y qué hago yo frente a ti,
diciendo todas estas cosas?

─No lo sé;
tal vez porque me agrada escucharte,
y siento que tus ojos me arrastren,
y mientras hablas,
me dejo caer en tus apreciaciones hacia mí,

Y después de escucharla,
la vergüenza cohíbe mi hombría,
me hace pequeño, me desdoblo delante de ella,
al igual que una hoja de papel,
se rinde a las llamas de un impetuoso fuego,

─No es para tanto, mi loco escritor,

Y de nuevo,
me desvivo por esa sonrisa,
y más me apabullan sus gestos,
¡Cuántos secretos habrá en ellos!

─Solo los que conoces de mí.

Y entonces hago una pausa,
carraspeo, la contemplo como la primera vez,
ese minuto que cambió mi vida,
y me digo a mí mismo:
Tonto vasallo de la timidez y de la escasez,
¿Qué hago yo aquí?
Debería enmudecer y dejar de parlotear,
me acerco y la descubro,
Admirable, maravillosa como una rosa damascena,
Sonrío frente a esa increíble proclama y,
me escucho decir:

─ ¿Debería yo aconsejarte,
o más bien ser tú quien lo haga conmigo?

─Deja eso, enamorado de mi corazón,
la noche se acerca,
y yo debo salir a beber de mi fuente,
¿Me acompañas?
Font size:
 

Submitted by Victor_KR on March 06, 2021

3:35 min read
0 Views

Victor Rafael

Novelista y poeta. Ejecutante de los diagramas de la vida. more…

All Victor Rafael poems | Victor Rafael Books

FAVORITE (0 fans)

Discuss this Victor Rafael poem with the community:

0 Comments

    Translation

    Find a translation for this poem in other languages:

    Select another language:

    • - Select -
    • 简体中文 (Chinese - Simplified)
    • 繁體中文 (Chinese - Traditional)
    • Español (Spanish)
    • Esperanto (Esperanto)
    • 日本語 (Japanese)
    • Português (Portuguese)
    • Deutsch (German)
    • العربية (Arabic)
    • Français (French)
    • Русский (Russian)
    • ಕನ್ನಡ (Kannada)
    • 한국어 (Korean)
    • עברית (Hebrew)
    • Gaeilge (Irish)
    • Українська (Ukrainian)
    • اردو (Urdu)
    • Magyar (Hungarian)
    • मानक हिन्दी (Hindi)
    • Indonesia (Indonesian)
    • Italiano (Italian)
    • தமிழ் (Tamil)
    • Türkçe (Turkish)
    • తెలుగు (Telugu)
    • ภาษาไทย (Thai)
    • Tiếng Việt (Vietnamese)
    • Čeština (Czech)
    • Polski (Polish)
    • Bahasa Indonesia (Indonesian)
    • Românește (Romanian)
    • Nederlands (Dutch)
    • Ελληνικά (Greek)
    • Latinum (Latin)
    • Svenska (Swedish)
    • Dansk (Danish)
    • Suomi (Finnish)
    • فارسی (Persian)
    • ייִדיש (Yiddish)
    • հայերեն (Armenian)
    • Norsk (Norwegian)
    • English (English)

    Citation

    Use the citation below to add this poem to your bibliography:

    Style:MLAChicagoAPA

    "Pliegues y buenos deseos" Poetry.com. STANDS4 LLC, 2021. Web. 16 Oct. 2021. <https://www.poetry.com/poem/62893/pliegues-y-buenos-deseos>.

    Become a member!

    Join our community of poets and poetry lovers to share your work and offer feedback and encouragement to writers all over the world!

    Browse Poetry.com

    Quiz

    Are you a poetry master?

    »
    Who wrote the poem "Fire And Ice"?
    • A. Edgar Allan Poe
    • B. Gerard Manley Hopkins
    • C. Johann Wolfgang von Goethe
    • D. Robert Frost

    Our favorite collection of

    Famous Poets

    »